Antoine, Mina y Mathilde nos cuentan su experiencia

Nuestros alumnos franceses de Cruzando Fronteras hablan de su experiencia.

Antoine, Mina et Mathilde llegaron a nuestra ciudad el día 4 de marzo y permanecerán aquí hasta el día 24 de mayo. Son alumnos del Programa “Cruzando Fronteras” y vienen a clase a nuestro centro. Tras su primer mes de estancia han querido compartir con nosotros sus impresiones.
ANTOINE
¡Hola! Soy Antoine Caube. Vengo de un pueblo al lado de la frontera entre Francia y España que se llama Bagnères de Luchon. Participo en el Programa de intercambio “Cruzando Fronteras” que dura tres meses. Lo hago porque mi hermano mayor lo hizo y ahora tiene un buen nivel de español.

Es él el que me animó a hacerlo y como me gusta mucho el español y España me pareció buena idea participar para mejorar el idioma. Estoy en una buena familia y todo el mundo es muy majo conmigo. Esto hace que me sienta muy bien aquí. Un intercambio de este tipo no se hace cada día y para mí está siendo una experiencia única.

MINA
Me llamo Mina Brisset, tengo 15 años y vivo en un pequeño pueblo cerca de Toulouse (Francia). Participo en el Programa de Intercambio “Cruzando Fronteras” así que estoy en este momento viviendo y estudiando en Zaragoza. Decidí vivir esta experiencia principalmente para aprender español pero no es la única razón. Este intercambio nos enseña a adaptarnos, integrarnos y conocer una cultura diferente. Yo estoy muy feliz de estar aquí, me siento muy bien en vuestro instituto y me gusta mucho la vida en España. Participar en este proyecto es una experiencia increíble.
MATHILDE
¡Hola! Me llamo Mathilde, tengo 16 años y soy francesa. Vengo de un pueblo muy pequeño (tengo solo dos vecinos) al lado de Toulouse. Se llama Mirepoix. Mi estancia empezó el domingo 3 de marzo y estaré aquí hasta el 25 de mayo, en total tres meses. De las cosas que más me han gustado aquí pienso que son el centro y Zaragoza en general. Me gusta mucho el instituto porque es muy diferente al de Francia, más acogedor, con muy buena convivencia y más alegre, lo que hace que tenga ganas de venir todos los días y como los españoles son tan simpáticos no quiero abandonarles. Para mí Zaragoza es precioso. Como yo vivo siempre en el campo aquí estoy descubriendo las alegrías de la ciudad además de su belleza. Para mí este intercambio es precioso. Además nos permite descubrir una nueva cultura, una vida diferente, otros lugares, una nueva lengua y sobre todo conocer personas muy majas. Al principio la estancia fue muy difícil pero ahora estoy muy alegre de haber hecho este intercambio y lo recomiendo mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *